Conversaba con un amigo una de las películas sobre el universo de Star Wars. Me comentaba que el Emperador sólo quería crear un nuevo sistema político y que la democracia (que ya existía) era el único sistema político existente que se aplicaba en todos los sistemas del universo. Luego, me preguntaba si esto es o bien lo mejor o lo correcto. Procuraré el porqué no creo que sea particularmente mejor ni correcto.

   Hay personas que suelen comentar sobre la «la tiranía de las masas», y Platón coloca la democracia por encima de la tiranía y por debajo de la aristocracia. El totalitarismo se entiende ampliamente como un modo de gobierno en el que no se reconocen las libertades individuales o colectivas en el sentido de una libertad de tener un modo de comportamiento que está explícitamente permitido por el gobierno y de cuya posesión o aplicación no se sucede un castigo por este gobierno. Como ocurre con casi todas las cosas, el totalitarismo no debe verse como algo que es blanco o negro, un sí o un no —desde luego, tiene matices. Podemos preguntarnos hasta qué grado la República Galáctica, la República de Platón, los Estados Unidos de América, la República del Perú o la Quinta República de Francia son totalitarias —o, por el contrario y yendo al punto, el grado en que estos países garantizan las diversas libertades y cómo hacen que esas garantías se apliquen. Las respuestas serán diferentes en cada caso y en diferentes épocas, debido a que la jurisprudencia de cada sociedad cambia con el tiempo.

   Ahora bien, sin tener claro cuáles eran las libertades que la República Galáctica garantizaba, es difícil decir hasta qué punto los sistemas galácticos estaban libres de la tiranía antes de que Palpatine se convirtiera en Canciller. Sin embargo, los episodios I, II y III muestran evidencia a la República como una organización tan incapaz de actuar que sus estados miembros van a la guerra sin la intervención efectiva por el Senado, y que en un momento dado se abandona el derecho de cambiar el Canciller, para que posteriormente se autorice acciones de guerra contra los Estados miembros y la orden Jedi sin evidencia significativa para el casus belli (precisamente en contraste con la crisis del Episodio I). Esto sugiere que la República estaba inicialmente libre de la tiranía, sólo para delegar sus capacidades y caer en un totalitarismo bajo el impulso de un orador carismático, lo que finalmente culminó con la disolución del Senado (durante la primera media hora del Episodio IV).

   Aparte de esto, no se trata de que «un solo sistema de gobierno» tiene que ver con el totalitarismo y si esta es la condición de la República Galáctica. Se suponía que la República debía gobernar toda la galaxia —si ignoramos las lindes de anarquía como Tatooine, pero sólo podemos decir que han participado de forma ambigua en la República cuando vemos las leyes de la República en términos absolutistas —aunque cada Estado miembro tenía su propio gobierno. (Por ejemplo, parecía que Naboo tenía un tipo no especificado de monarquía elegida.) Por lo tanto, está claro que la Galaxia tenía más de un «sistema de gobierno» en la historia de Star Wars; y en cualquier caso, esto no influenciaba a las libertades de los ciudadanos que estaban bajo la República (donde la ausencia de la libertad es la noción que define de totalitarismo).

   Como en todas las cosas, es esencial saber qué se entiende por cada término para poder responder estas preguntas, empezando por definir totalitarismo.

   Del estudio de nuestro comportamiento derivamos la ética. La democracia en nuestra sociedad no es más que un producto de la humanidad que se deriva de la ética. Es una de manera de responder específicamente a las situaciones que se manifiestan por nuestra actividad social. Pero desde la ética hay diversas maneras de implementarla para la vida en sociedad.

   Limitar la posibilidad de desarrollar a nuestra sociedad estrictamente bajo sistema específico es lo opuesto a la posibilidad de diversidad de las sociedades sin ningún tipo de ayuda para la supervivencia de ellas. Depender de un único sistema político pondría a la sociedad en desequilibrio para que afronte los posibles peores escenarios en su vida. Por ejemplo, hablar del poder del pueblo no es del todo pertinente. En circunstancias específicas, una democracia puede ser obviada cuando la aristocracia puede apoyar en un lapso. Durante la guerra mundial, había menos democracia; no obstante, la esencia de la democracia (poder del pueblo) y la aristocracia (mando directo del ejército) se ayudaban entre ellos para ganar la guerra.

   Así, no podemos asumir que la democracia es la fuerza más poderosa para cambiar la propia sociedad mediante la tiranía del pueblo. Necesitamos equilibrar los tipos de poderes de las que puede servirse una sociedad.

Anuncios